jueves, 28 de marzo de 2013

VIERNES SANTO 2013




Una bonita reflexión -muy a propósito- para este día:

Hacia las tres de la tarde, Jesús exclamó en alta voz:
"¿Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado?"
(Mt 27,46).

Es el culmen de sus dolores,
es su pasión interior.
Es el drama de un Dios que grita:
"¿Dios mío, Dios mío,
por qué me has abandonado?"
Misterio infinito, dolor abismal
que Jesús probó como hombre.

Nos da la medida de su amor por los hombres.
Quiso cargar sobre sí la separación
que los tenía alejados del Padre y entre ellos.
Y la colmó.

Cualquier dolor del hombre
se encuentra incluido
en este particular dolor de Jesús


¿Acaso no es semejante a él el angustiado, el solo, el árido,
el desilusionado, el fracasado, el débil?
¿No es imagen suya cada división dolorosa
entre los miembros de una misma familia?

Amándolo, el cristiano encuentra el motivo y la fuerza para no escaparle al dolor, al mal, a la división,
sino para aceptarlos y dar la propia respuesta personal.

Jesús Abandonado es la clave de la unidad.

miércoles, 27 de marzo de 2013

JUEVES SANTO 2013



En este día tan especial para la Iglesia, seguro tendremos muchos puntos en los que meditar como cristianos... La Santa Eucaristía, La Institución del Sacerdocio Ministerial, El Mandamiento Nuevo... Temas sobre los cuales se ha escrito mucho, y que seguramente tendremos a mano algunos buenos libros que nos servirán como herramientas eficaces para profundizar en dichos aspectos de la doctrina cristiana...
Sin embargo este año me ha llamado particularmente la atención una expresión contenida en el Evangelio... La cual -quizás debido a la grandeza de los temas centrales de este día- tiende a pasar desapercibida...
Se trata de la frase que pronuncia el Señor ante la negativa de Pedro de no querer dejarse lavar los pies...

Lo que yo hago tú no lo entiendes ahora,
pero lo comprenderás más tarde...

No quiero darle demasiadas vueltas al asunto, puesto que la frase es sumamente iluminadora por si sola... Digna de ser recordada sobre todo en los momentos difíciles de nuestra vida...

martes, 26 de marzo de 2013

MIÉRCOLES SANTO 2013



Este día el Santo Evangelio nos hace encontrarnos con una triste realidad, que está  más cercana de lo que creemos.
Seguramente cuando pensamos en la ingrata acción de Judás, nos resulta difícil entender como uno de los que han sido elegidos por el Señor para ser su discípulo, es incapaz de valorar tal privilegio...
Nos parece inconcebible...
Sin embargo, la historia se repite una y otra vez... Todos hemos sido objeto de una especial predilección de parte del Señor... Y en tantas ocasiones repetimos la actitud del Iscariote... Le traicionamos por tonterías, pequeñeces...
¿Cuáles son nuestras treinta monedas?

lunes, 25 de marzo de 2013

MARTES SANTO 2013




Los cristianos de nuestro tiempo necesitamos estar junto a Jesús de manera más consciente... No darnos por satisfechos con el simple hecho de pertenecer al grupo de los que siguen a Jesús de manera superficial... Podemos pensar en "cristianos" de mera presencia física, o de los que hacen por que otros hacen... En síntesis, cristianos inconscientes...
La figura de Judas se vuelve realmente emblemática, un verdadero icono de todos aquellos que se encuentran externamente cerca del Señor, pero cuyo corazón aún sigue apegado a sus criterios o expectativas muy personales, incapacitándose con ésto para sintonizar con el novedoso y revolucionario proyecto de Jesús de Nazaret... Que no ofrece satisfacciones meramente humanas...
Tristemente el sistema de Judás está condenado al fracaso, porque no sigue a Cristo con todas sus consecuencias, sino sólo aquello que le resulta atractivo, por lo que le satisface personalmente, por lo que le resulta conveniente... Sometiendo el mensaje de salvación, a un riguroso y continuo proceso de selección, de tal manera que resulte menos incomodo... Cuando no se entiende que únicamente Cristo -no mis opiniones y proyectos- es el CAMINO, LA VERDAD y LA VIDA, se termina irremediablemente traicionándole... Como Judás...
El Evangelio propuesto para este día, nos invita a hacer una concienzuda autoevaluación sobre nuestro seguimiento de Cristo...
Estamos sincera y radicalmente comprometidos con Él o por el contrario decimos seguirle solamente por aquello que nos parece menos complicado o que más nos agrada... Un momento de purificar, de rectificar nuestra actitud frente al Señor... 
Pidamos que no le fallemos, que no le traicionemos...

domingo, 24 de marzo de 2013

LUNES SANTO 2013



Intentando sacar del Evangelio propuesto para cada día de la Semana Santa, concreciones para intensificar y mejorar nuestra vida cristiana. Me parece sumamente conveniente, para este Lunes Santo, centrarnos en las acciones que realizan los personajes simpáticos del relato tomado del Evangelio según San Juan 12, 1-11. Esto constituye, una especie de clave de lectura para poder discernir -a partir de los personajes del relato- lo que se nos propone a cada uno de nosotros.
Los personajes simpáticos en este caso serían: Marta, Lázaro y María.  

Marta: Servía.
Lázaro: Estaba con Él.
María: Le ungió a Jesús los pies y se los enjugo con su cabellera.

Las acciones señaladas en los personajes simpáticos tienen un punto en común, todas son realizadas "en favor de Jesús".
De ahí que, haciendo un tanto sencillo el acceso a nuestra práctica, podríamos decir que el Evangelio hoy nos invita a SERVIR A JESÚS y a ESTAR CON ÉL.
Se hace necesario hacer unas breves preguntas -que debemos intentar responder cada uno de nosotros en lo más profundo de nuestro corazón- si queremos llegar a las acciones concretas.

¿Qué puedo hacer hoy para servir a Jesús?
¿Qué puedo hacer hoy para estar con Jesús?

Aparece una dificultad a la hora de intentar hacer el mismo ejercicio, con la acción atribuida a María... Puesto que UNGIR y ENJUGAR nos resulta quizás un poco más complicado si lo entendemos textualmente.
Primero hemos de decir, que el Evangelio hace referencia en la actitud de María a la disposición de darle lo mejor al Señor-se habla de un perfume costoso-... Teniendo en cuenta esto, resulta ya un poco más viable el intentar concretar en nuestra vida la actitud de María.

¿Qué puedo hacer para darle lo mejor de mí al Señor?

Y si se trata de concretar aún más... Debemos recordar que en nuestro momento histórico, la Iglesia es el Cuerpo Místico de Cristo... Por tanto, si podríamos alegar que no tenemos acceso al cuerpo físico de Cristo para ungirlo y enjugarlo... Recordando que Jesús está presente en nuestros hermanos, encontraremos muchas posibilidades para UNGIR y ENJUGAR también en nuestros días... A Cristo que también hoy viene a estar con nosotros...

sábado, 23 de marzo de 2013

DOMINGO DE RAMOS 2013




Dice el Evangelio de San Lucas: -cuando habla del acontecimiento que hoy celebramos: "La Entrada de Jesús a Jerusalén"-Conforme iba avanzando, la gente tapizaba el camino con sus mantos, y cuando ya estaba cerca la bajada del monte de los Olivos, la multitud de discípulos, entusiasmados, se pusieron a alabar a Dios a gritos por todos los prodigios que había visto, diciendo: ¡BENDITO EL REY QUE VIENE EN NOMBRE DEL SEÑOR! ¡PAZ EN EL CIELO Y GLORIA EN LAS ALTURAS!.
En el Evangelio se habla de gente que tapizaba el camino del Señor con sus mantos. Nada se dice de la intención que motivaba dicho gesto... Podemos intentar suponer, pero al final sería traicionar el contenido del Evangelio... El silencio del evangelista nos hace centrarnos únicamente en el gesto... Solamente cada uno de los corazones de aquellos desconocidos pudo conocer a ciencia cierta la motivación de su acción...
También nosotros que participamos en la procesión con la que se inicia la celebración del Domingo de Ramos, realizamos diversos gestos externos cuya motivación al igual que los de aquel tiempo sólo nosotros mismos podemos conocer y por tanto también encauzar correctamente...
Cuando tengamos los ramos en las manos, es sumamente necesario llenar de contenido aquel gesto, y entonces, lanzar un grito humilde: ¡Señor que entienda lo que estoy haciendo! ¡Tú que conoces mi corazón mejor que yo mismo, concédeme el poder captar el sentido más profundo de esta celebración! De tal manera que entendiendo lo que hago, pueda también descubrir lo que esperas de mi...
Sumamente llamativo resulta el hecho de que el autor del Evangelio dote de cierta identidad a la multitud, ya no hablando solamente de un conjunto indeterminado de personas, sino dándole el título de discípulos...
LA MULTITUD DE DISCÍPULOS -textualmente-, hablar de discípulos es hacer referencia a una relación mucho más consciente con el Señor, una relación mucho más cercana y con la intención de aprender de Él que es nuestro Maestro...
Es casi como si el evangelista quisiera decirnos, solamente aquel que está dispuesto a tener una relación auténtica, cercana, profunda con Jesús, es el único capaz de llenar de contenido sus gestos... Ya no hace solamente por hacer... Sino que -con sus gestos- alaba verdaderamente a Dios...
Por tanto, me parece no estar del todo equivocado afirmar que el Evangelio nos invita a profundizar en nuestra relación con Jesús, a ser sus discípulos; para que esto que hacemos sea más que un mero rito... Para que sea auténtica liturgia,  para que sea alabanza a Dios...


domingo, 17 de marzo de 2013

BURN OUT




Hace algún tiempo terminé de leer un interesante libro llamado "El Cansancio de los buenos", que aborda el problema denominado "burn out", sobre todo en las personas consagradas.
Tiene muchas ideas que abren una impresionante gama de posibilidades para seguir adelante... Encontrando cada día una esperanza en medio de las dificultades.
En esta entrada simplemente quiero compartir un catálogo cargado de mucha luz...

  1.  Encontrar el placer en las cosas comunes y de ser una persona común.
  2. Ser semejantes a los demás no contradice el hecho de que seamos únicos.
  3. Buscar la alegría de jugar en equipo.
  4. Puedo no ser siempre el mejor.
  5. El trabajo excepcional no es siempre necesario.
  6. Los otros también tienen necesidades. Puedo descubrirlas.
  7. Las críticas pueden ayudarme, cuidado con que el sentimiento de vergüenza me inhabilite.
  8. Los colegas son recursos, no son la "competencia".
  9. No esperar reconocimiento. No exigirlo pues nadie me lo debe.
  10. Las situaciones reales son fascinante, más que los sueños de grandeza.
  11. La superioridad o inferioridad entre las personas son momentáneas, sujetas a cambio.
  12. Todos tienen defectos, y cada uno es especial a su modo.
  13. Puedo conocer mis estados de ánimo y responsabilizarme de ellos.

viernes, 15 de marzo de 2013

AMAR DE VERDAD



No puedo dejar de compartir una intensa experiencia... Que me ha hecho descubrir, el sentido más profundo del ejercicio de la caridad.
Por alguna razón -que en este momento no puedo recordar- comencé a pensar que vivir la caridad era casi identificable con la realización de acciones las cuales inequívocamente provocarían en mi la satisfacción de haber hecho lo correcto...
Sin embargo, he caído en la cuenta que si al final del día me encuentro con un cúmulo de actos que me llenan de satisfacción, existe la posibilidad de que ya no esté amando a los otros, sino amando la satisfacción que me provoca haber hecho algo que me parece bueno para los demás....
He leído por ahí, que hay que AMAR hasta DAR LA VIDA... Es decir estar dispuesto a MORIR por amor al otro... Pero no se trata simplemente del MORIR en sentido material sino MORIR a mi mismo, a mis gustos, a mis respetos humanos, a la imagen ideal que deseo proyectar, a mis seguridades...
En estos días el Señor ha permitido que me encuentre con situaciones "que me han complicado la vida", las cuales  -por cobardía- suelo despachar en un abrir y cerrar de ojos, buscando la salida más diplomática para no quedar mal parado, aunque sepa en el fondo que debí haber hecho algo mejor...
Cuantas veces he llamado caridad al callar frente a una injusticia, tolerar abusos frente a mis ojos -simplemente por no hacer sentir mal al abusador-, Cuántas veces he callado la verdad solamente por no herir susceptibilidades...
Y ahora me pregunto ¿Es esto verdadera Caridad? Al final debo reconocer que no... Ha sido simplemente intentar hacer cosas que le han gustado mucho a los demás y que han evitado que se me complique la vida...
Pero MORIR A MI MISMO, quiere decir también correr el riesgo de que se me complique la vida cuando se trata de amar verdaderamente al prójimo...
A esta hora aún tengo un cierto desconsuelo, por haber tenido que realizar ciertas acciones por verdadera Caridad que no han provocado esa satisfacción de la que antes he hablado... Dije la verdad y no gustó... Y el egoísmo sigue reclamando sus fueros perdidos... Mientras repite al oído que no puede ser buena una acción que te hace sentir mal...
Pero muy en el fondo... Más allá de la mera sensiblería,  hay algo sólido que me hace presentir que este es el camino... Amar aunque se nos complique la vida...

Y como escribió un día Benedicto XVI: No hay caridad sin verdad...

jueves, 14 de marzo de 2013

EL SANTO PADRE




Se ha vivido muy intensamente -al menos en mi entorno- la reciente elección de Su Santidad el Papa Francisco...
He quedado gratamente sorprendido y sumamente edificado... Mientras esperábamos -frente a la pantalla de la televisión- que por fin apareciera el nuevo Papa... Intentaba imaginar una y otra vez el nombre que sería pronunciado por el Cardenal Proto-Diácono... He de confesar que llegue al punto de la taquicardia, porque transcurrían los minutos y -como decía uno de los seminaristas que estaban ahí presentes- "ni siquiera podía verse alguna luz"... El balcón parecía sumamente frío, como queriéndose quedar vacío por un largo tiempo.... Consultaba mi reloj una y otra vez, hasta que por fin pude escuchar la ininteligible voz -debido avanzado estado del mal de parkinson que padece- del Cardenal Jean Louis Tauran... Y todo se aquietó misteriosamente...
No hubo un discurso rimbombante... Pero sí -como en el Evangelio según San Juan- muchos signos que hablaban más que mil palabras... Y que seguramente iremos descifrando a lo largo del nuevo pontificado.
A mí me habló de sencillez, de la primacía de la oración, de humildad, de confiar los unos en los otros, de autenticidad... Sin duda alguna, una densa lección sintetizada en breves minutos pero que se quedará grabada para siempre en los muchos corazones que hemos participado de este acontecimiento único...
Un día después, todavía me parece estar envuelto en una atmósfera celestial... No me cabe duda... Jorge Mario Bergoglio es un hombre de Dios... Tiene lo que el mundo necesita, lo que la Iglesia necesita... porque tiene a Dios y comunica a Dios, nos lo hizo sentir muy cercano...
Y ahora nos toca caminar, construir y confesar... Tal y como nos lo ha dicho en su primera homilía... Simplemente que así sea...

viernes, 8 de marzo de 2013

¿QUIÉN SERÁ EL PRÓXIMO PAPA?



Nos hemos enterado hace algunas horas que el Cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice dará inició el martes próximo, 12 de marzo... Un mes y un día después de haberse conocido la renuncia de Benedicto XVI.
He leído de todo, pues me emociona mucho sentirme parte de un acontecimiento histórico de tal magnitud... Y no me quiero perder ningún detalle para la posteridad.
Consulto constantemente las redes sociales para ver "que hay de nuevo"... Una de las preguntas que más se repiten es ¿Quién será el próximo Papa? Cada uno intenta acertar... Se habla de quinielas y de casas de apuestas, de Papables y de Grandes Electores... En fin cada quien evalúa según sus criterios personales sobre quien nos sorprenderá después de la fumata blanca...
Me he reencontrado con una película sobre la vida del Beato Juan XXIII... Y me ha hecho volver a poner los pies sobre la tierra, liberándome de la contagiosa pretensión de jugar a ser profeta... 
El próximo Papa será el que Dios quiera... No será ni el que más me gusta, ni el que atrae la atención de los medios de comunicación, ni el peor de los posibles, ni el mejor de los imposibles... 
Será simple y sencillamente, el que Dios ha forjado con anticipación, para este momento concreto de la historia de la Iglesia... El que necesitamos... Y con eso es más que suficiente....
Dios ganará la apuesta en beneficio de la Iglesia.... 
Seguiré pidiendo en la Santa Eucaristía por el Colegio Cardenalicio... Seguiré buscando noticias sobre el Cónclave... Porque como miembro de la Iglesia no puedo quedarme indiferente, porque SÍ IMPORTA sintonizar con la Iglesia incluso en estas cosas que parecen tan superficiales...
Pero no buscando el desenlace de un futuro incierto, sino simplemente queriendo asistir concientemente a la manifestación de lo que Dios quiere para nosotros...