miércoles, 19 de septiembre de 2012

AÑO DE LA FE



Para los católicos del mundo entero se aproxima un gran acontecimiento. El Santo Padre  ha convocado el Año de la Fe, el cual dará inicio el próximo 11 de octubre y se prolongará hasta el 24 de noviembre del 2013.
Todos, seguramente, estamos deseosos de sacar el máximo provecho a este momento histórico para nuestra vivencia cristiana.
Para captar el sentido más profundo de esta convocatoria pontificia, resultará sumamente provechosa, la lectura del Motu Propio Porta Fidei. Mejor aún si la acompañamos con la lectura de la Nota con Indicaciones Pastorales para el Año de la Fe. De esta manera tendremos luces más seguras sobre la mejor manera de concretar nuestro aprovechamiento.
Los Documentos del Concilio Vaticano II y el Catecismo de la Iglesia como objeto de estudio y profundización aparecen como una de las propuestas concretas para este año. Por tanto podríamos comenzar a proyectar sobre como operativizar en nuestros ambientes la ya mencionada indicación.
Un buen primer paso... Adquirir un ejemplar de cada uno de estos documentos... Y sobre todo hacernos el firme propósito de dedicar un tiempo generoso para profundizar personalmente los temas que ahí se proponen...
Entonces mucha creatividad y disposición para esta gran oportunidad que se nos concede.

domingo, 9 de septiembre de 2012

PRIMAVERA



Este domingo hemos tenido la oportunidad de celebrar la fiesta patronal de la Colonia La Primavera en Honor al Divino Niño Jesús...
Han sido días muy intensos. Hemos intentado revestirlos de profundidad, trascendiendo el mero carácter lúdico para llenarlos de Cristo... Nuestra auténtica felicidad.
Ha sido un trabajo de todos... De pronto hemos experimentado la vida de una verdadera comunidad...
Muchos se han implicado en la organización, se han roto muchos conceptos estereotipados... Desconfianzas, miedos, indiferencias... Y al fin el resultado ha sido simplemente hermoso...
¿Pero qué ha pasado? Creo que le dimos el espacio al Señor y aprendimos a hacernos a un lado...
Y el resultado ha sido diferente, muy diferente...
El Señor Obispo en su homilía resumió con una frase, la razón fundamental del avance en la construcción de la comunidad:"Todo esto lo ha logrado el AMOR"...
Y que bueno que ha sido así... Sin duda alguna hemos aprendido una impresionante lección... Entonces queremos continuar... Pero no de cualquier manera, sino escuchando y valorando al otro, confiando en el otro, no imponiendo nuestras opiniones personales... En fin amándonos... Por que sólo este camino nos ha hecho convertirnos en verdadera comunidad... Sólo este camino nos ha hecho comportarnos como verdaderos CRISTIANOS... Y para eso estamos aquí...


viernes, 7 de septiembre de 2012

CARDENAL MARTINI


Hace una semana que murió el Cardenal Martini. Personaje eclesiástico a quien tuve la oportunidad de conocer únicamente a través de sus sabrosos libros... Desde mis tiempos de seminarista -cuando tuve la oportunidad de leer por primera vez una de sus obras- quedé sumamente impresionado.
Poco a poco fui comprendiendo que se trataba de una de las personalidades más importantes de nuestro tiempo. Con una visión mucho más amplia que la mayoría de los mortales... Respetado por muchos e incomprendido por otros tantos -incluso después de su muerte- creo que hemos sido muy dichosos de haber sido contemporáneos de uno de esos grandes genios que aparecen de vez en cuando en la historia...
Algún día entenderemos la profundidad de su pensamiento... Aunque hoy por hoy, se piense que andaba por descaminos... Algún día se reconocerá su luz... 
Ha muerto un gran eclesiástico... Y ha dejado un reto -en lo que los medios de comunicación han denominado su Testamento Espiritual:


«La Iglesia ha retrocedido 200 años. ¿Por qué no se despierta? ¿Tenemos miedo? ¿Miedo en vez de coraje? Y, sin embargo, la fe es el fundamento de la Iglesia. La fe, la confianza, el coraje.
Soy viejo, estoy enfermo y dependo de la ayuda de los otros. Las personas buenas que me rodean me hacen sentir el amor. Este amor es más fuerte que el sentimiento de desconfianza que alguna que otra vez yo percibo hacia la Iglesia en Europa. Sólo el amor vence a la fatiga. Dios es Amor.
Yo también tengo una pregunta para ti: ¿qué puedes hacer tú por la Iglesia?».
El Concilio Vaticano II devolvió la Biblia a los católicos. (… ) Sólo quien percibe en su corazón esta Palabra puede formar parte de los que ayudarán al resurgimiento de la Iglesia y sabrán contestar a las preguntas personales con una elección correcta. La Palabra de Dios es sencilla y busca como compañero un corazón que escuche. (…)