jueves, 27 de octubre de 2011

EL JARDINERO FIEL O LA METAFORA DE LAS MALAS INTENCIONES



¿Qué motiva nuestras acciones? En el complejísimo panorama mundial en el que confluyen vidas y acontencimientos. La incertidumbre aparece contaminando con su densa neblina el horizonte esperanzador que ilumina y da sentido a toda existencia humana... El cosmos padece la polución que le impide ver claro y seguir el camino correcto... Y nuestros "micro-cosmos" -lamentablemente- se han convertido en "micro-réplicas" de la confusión generalizada. ¿Cuál es  entonces el problema de fondo?
La tierra era caos y vacío, la tiniebla cubría la faz del abismo (Cf. Gn 1, 2). Hacía falta una VOLUNTAD, una BUENA VOLUNTAD capaz de poner orden y concierto a tan oscuro panorama...
En medio de nuestro caos, la opción es cambiar la motivación de nuestro proceder, poner la BUENA VOLUNTAD como motor de nuestras acciones, de nuestros proyectos, de nuestra vida... Esa BENEVOLENCIA que es la única capaz de purificar y clarificar el panorama de nuestra humanidad...
¿Qué pasa cuando nuestras acciones encuentran su génesis en las malas intenciones? Por ahí se dice que una imagen habla más que mil palabras... En el film El Jardinero Fiel... las palabras para describir las consecuencias de las malas intenciones se quedan muy pero muy cortas... Pero las imágenes capaces de estremecer... Hablan más claro que mil discursos de concientización...
Cuando la ambición y los egoísmos gobiernan nuestra existencia... Estos son los resultados... La deshumanización del ambiente, la crueldad, el caos, la desesperanza... Y entonces ¿Qué podemos hacer?... Podemos comenzar... comenzar y comenzar a construir nuestro futuro sobre el cimiento firme de la benevolencia...


Hay cosas muy feas, debajo de las piedras...




miércoles, 19 de octubre de 2011

ACONTECIMIENTO NACIONAL

Sin embargo el dolor tiene una función paradójica: es el canal de la felicidad, si por felicidad entendemos la verdadera, la duradera, no la provisional y fugaz; esa única felicidad que sacia el corazón humano...



A veces el materialismo que nos rodea y las consecuentes tentaciones que suscita, las charlatanerías y las discusiones que atraen a quien está tentado por el prurito de oír, por la manía de saber, de conocer, de leer, y el apego, por lo tanto, a algo que se considera legítimo, nos hace desviar la atención de lo que el HERMANO espera de nosotros




QUE SEPAMOS DISCERNIR LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS

sábado, 15 de octubre de 2011

XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO



"Hoy la política es un arma que sirve a Satanás, pero podría servir también a Dios.
Es necesario que muchos vuelvan a abrazar este instrumento como una cruz, sin miedo de ensuciarse, sin desidia.
En el mundo hay muchos católicos comprometidos en política, pero falta la unión entre ellos que los haga presentarse como hermanos también externamente: falta "Jesús entre ellos" que los haría ser, en el mundo, un poderoso ejercito a su servicio.
Es necesario inyectar más religión en la política, más mística en la práctica, más sabiduría en el gobierno"

Chiara Lubich



Puntos de reflexión a partir del Santo Evangelio de este día:


Se retiraron los fariseos y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta...

No basta acercarse al Señor. El Evangelio presenta la triste posibilidad de buscar al Señor con torcidas intenciones. Los fariseos buscan al Señor, pero no para conocerle, para oir su Palabra, no para COMPROMETERSE sino para COMPROMETERLE.

En nuestro ambiente, lamentablemente no es extraño encontrar la misma situación en tantos y tantos que se hacen llamar cristianos. Probablemente no descubriremos intenciones tan torcidas pero si INCONSCIENCIA, que nos incapacita para aprovechar la fuerza transformadora de nuestro encuentro con Cristo. Que al final por nuestra indisposición a vivir AUTENTICAMENTE la propuesta de Cristo COMPROMETE la credibilidad de la Iglesia... Que es el CUERPO MÍSTICO DE CRISTO.

Resulta necesario preguntarnos: ¿Por qué busco al Señor?

Para tranquilizar mi conciencia, por tradición, por superstición, para parecer buenos, o quizá en el peor de los casos porque veo en mi presencia en el ambito eclesial como una especie de trampolín o una publicidad barata para alcanzar mis proyectos personales.


Maestro, sabemos... que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad...


Maestro, un título que suena bonito, pero me pregunto con sinceridad ¿Es Jesús verdaderamente mi Maestro?

Sé que Él enseña el camino de Dios... Pero no basta con saberlo... ¿Estoy dispuesto a andar ese camino? ¿Qué camino estoy siguiendo?

El Señor llama a los fariseos HIPÓCRITAS, puesto que sus palabras son vacías... No es lo que realmente creen y siente su corazón con relación a Jesús... Es un punto de evaluación constante en mi vida cristiana ¿No serán nuestros ritos vacíos, nuestras plegarias vacías, nuestras prácticas vacías? Puesto que en el fondo no tenemos un SINCERO  interés de COMPROMETERNOS, DE PROFUNDIZAR Y VIVIR MEJOR NUESTRA FE.

Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios

Estar inmerso en trabajos que buscan el progreso material de los hombres no me exime de mi compromiso de vivir una AUTÉNTICA VIDA CRISTIANA...

Estar comprometido en una AUTÉNTICA VIVENCIA DEL CRISTIANISMO no me exime de cooperar activamente en la construcción de una sociedad más justa, de trabajar concienzudamente por el progreso integral de los pueblos... De ser AUTÉNTICAMENTE CRISTIANO incluso en el cumplimiento de mis deberes cívicos.


Decía San Juan Bosco: Buenos Cristianos y Honrados ciudadanos...


Cuidado con dar al César lo que es Dios...

miércoles, 12 de octubre de 2011

¿REINO DE DIOS?



"El Reino de Dios no viene con espectáculo, ni se podrá decir: Mirad, está aquí, o está allí;
porque daos cuenta de que el Reino de Dios está ya en medio de vosotros.

Lc. 17, 20-21


Uno de los conceptos que me resulta más confusos de entender es el de Reino de Dios. Cuestión nada sorprendente puesto que cada uno concibe -en la praxis- el Reino de Dios como mejor le place o mejor dicho como mejor encaja en el proyecto personal. Y lamentablemente es así... Se manosea a conveniencia hasta que se ajuste perfectamente a mis criterios y espectativas. Entonces resulta fácil enarbolarlo como bandera de mis luchas, porque no es ya un valor que se me presenta con toda su fuerza transformadora que reclama nuevas actitudes, nuevos pensamientos, nuevas disposiciones y nueva praxis. Sino un mero concepto intelectual que sirve como incentivo de MI OBRA.
De todo lo que tengo escuchado en torno al Reino de Dios, he de reconocer que al final siempre me he quedado con la sensación de haber escuchado algo parcial e inconcluso.
La semana pasada vi confirmada una intuición que siempre he tenido: "Sólo los verdaderos sabios dicen las cosas de manera clara y sencilla"... Y mi incapacidad de comprendenr lo que era el Reino de Dios se vió iluminada por una reflexión del Cardenal Martini quien, aunque está demás decirlo, no se limita simplemente a discurrir en torno al Reino de Dios sino que con su vida -aunque no haya sido fácil- nos muestra una concreción de lo que es comprometerse en la construcción de este Reino.

Comparto con ustedes lo que me ha dado tanta luz:

Para el discípulo de Cristo, el Reino se convierte en el valor último, en el bien absoluto, en la meta definitiva hacia la cual polarizar toda la existencia.
El se convierte y cree, es decir, cambia la propia mentalidad, renuncia a hacer de sus propios proyectos la medida del verdadero bien y se adhiere con humildad y valentía a ese proyecto de vida y de libertad que el Padre va poco a poco revelando en la palabra y en los gestos de Jesús.


El mismo Cardenal Martini nos señala la nueva praxis  que necesita asumir, quien sinceramente desea comprometerse en la construcción del Reino de Dios:

Es el desafío de las Bienaventuranzas, del diálogo, de no poner en el primer lugar lo que causa violencia.

La Bienaventuranza de la mansedumbre que no pone en primer lugar el poder y la supremacía. Es necesario, pues, saber hacer gestos valientes ...

La Bienaventuranza del hambre y sed de justicia que no pone en primer lugar la propia satisfacción o la propia comodidad, sino que la coloca bajo el compromiso por la defensa de la vida, por la defensa de la dignidad del hermano marginado.

La Bienaventuranza de ser escarnecidos y perseguidos por la justicia que no pone encima de todo la aprobación o el aplauso, sino que desafía humildemente, con la gracia del Espíritu Santo, la cruz para realizar el Reino de Dios, reino de justicia y de fraternidad.



Me parece que después de haber leído esto, comienzo a ver la luz en medio de la confusión...



... Es el pueblo de los pobres y de los mansos, de los amantes de la justicia y de la paz, de los que lloran y de los que son perseguidos.
Es el pueblo de los que buscan a Dios y se entregan a El con corazón pobre y humilde.
Es el pueblo de los que no tienen importancia ni prestigio, porque en su pobreza de sabiduría y de poder se revela más claramente la sabiduría y la fuerza de Dios...

Card. Carlo María Martini.

martes, 4 de octubre de 2011

SOY O DEBERÍA SER

"Seré lo que he de Ser... Pero ahora soy lo que soy.
Hoy trabajaré  escuchando el ritmo de mi ser. Desoyendo la voces del deberías.
Trabajaré en armonía con mi ritmo.
Permaneceré fiel a mi mismo".
Hugh Prather


Probablemente el único camino viable para alcanzar la plenitud personal es comprometernos responsablemente en llegar a Ser lo que estamos llamados a Ser... Despojandonos del terrible pensamiento de pretender ser lo que nos gustaría ser, o peor aún, embarcarnos en la ingrata e infructuosa empresa de satisfacer las espectivas de los demás respecto a nosotros.
Cuántas decepciones y vidas insatisfechas encuentran su génesis precisamente en la incapacidad de aceptarnos y valorarnos a nosotros mismos.
Juan Pablo II dijo en cierta ocasión: El camino de la Iglesia, es el hombre... Ahora bien no existe el hombre como entidad impersonal... Existen personas concretas con sus peculiares carácterísticas, historia y circunstancias. De ahí que me parece posible decir, que el camino para alcanzar mi plenitud es aprovechar, valorar y desarrollar al máximo mi singularidad.
Dios se revela a Moisés como YO SOY EL QUE SOY... Que si bien es cierto la interpretación más usual de dicha expresión es la de EL QUE TIENE EL SER POR ANTONOMASIA... No me parece del todo errada la posibilidad de entenderla como YO SOY QUIEN SOY... YO SOY COMO SOY... YO SOY CON UNA FORMA PECULIAR. DE SER.. Y cada persona que es creada a imagen y semejanza de Dios... ES LA QUE ES... ES COMO ES... CON UNA FORMA PECULIAR DE SER... Realidad que no es mera casualidad sino por el contrario, es fruto de la sapientísima acción creadora de Dios, que continúa operante En cada hombre y en cada acontecimiento... Y cuya finalidad no es otra que hacer que toda su obra alcance su plenitud más auténtica y profunda.
De ahí que no es pecaminoso, ni anticristiano el tomar como presupuesto para mi proyecto personal de respuesta al Plan Salvífico de Dios... Mis características peculiares...  San Pablo dicen en uno de sus escritos: Por gracia de Dios soy lo que soy... Y quizá esa sea la convicción que debe marcar el punto de partida de nuestro itinerario hacia Dios...



...De que te sirve tirar coces contra el aguijón...
Hch 26, 14