domingo, 25 de septiembre de 2011

WAKE UP KIDS

"Tener conciencia o ser consciente tiene que ver con la habilidad de darse cuenta de uno mismo. Darme cuenta de lo que me está pasando en todo momento y mi interacción con el exterior, desde tener presente lo que pienso hasta cómo afecta eso mi vida diaria y al mismo tiempo cómo afecto a los demás, esto es estar alerta o consciente".

Un día alguien me dijo que yo prestaba demasiada atención a cosas sin importancia. Entonces caí en la cuenta que esto había sido una constante durante toda mi vida. Pero surge la pregunta ¿Constituye esto un defecto o por el contrario se trata de algo positivo?
Durante algúnn tiempo pretendí que otros me dieran la respuesta... Y pregunté... Y pregunté y no paré de preguntar... Tú sobredimensionas demasiado las cosas... Tú le das demasiada vueltas a las cosas... A ti te gusta complicarte la vida... Y la más salvadoreña de todas las respuestas "Es que vos te clavás"...
Pensé entonces que lo correcto sería trabajar contra ese defecto...
Sin embargo, el tiempo ha transcurrido y me he dado cuenta que hace falta abrir bien los ojos para que la vida no pase desapercibida y que vale la pena situarnos en la existencia con perspectiva hermenéutica -donde los detalles cuentas- aunque esto nos complique un poco la vida...
Por algo la Iglesia pide en la Plegaria Eucarística V/c: ...Que sepamos discernir los signos de los tiempos...
En el lugar menos esperado, encontré lo que tanto andaba buscando... Mientras caminaba en Universal Studios y observaba las caras de felicidad que me rodeaban. Una melodía que pasaba desapercibida, en medio de tantas cosas impresionantes, me trajo la tan anhelada respuesta:
Wake up kids...
We´ve got the dreamers disease...

Entonces siempre despiertos... Con los ojos bien abiertos... Conscientes... Por que el sueño, la inconsciencia es una enfermedad, que nos impide sacarle el jugo a la vida...


martes, 20 de septiembre de 2011

MAS DE LO QUE TE IMAGINAS

...Alguien dijo alguna vez
por la boca vive el pez
y yo lo estoy diciendo,
te lo estoy diciendo otra vez...

Mucho tiempo antes de tener la oportunidad de conocer los métodos de interpretación de textos... Una extraña intuición rondaba mi cabeza... Algo me decía que las palabras eran mucho más que lo que a simple vista parecían... Presentía en ellas, como una especie de arcano, algo más fuerte y más profundo que ser un mero medio de comunicación...
Mi intuición paulatinamente fue tornandose certeza -aunque sin entenderlo totalmente- a partir de la lectura detenida del prólogo del Evangelio de San Juan:

En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios. El estaba en el principio junto a Dios. Todo se hizo por El, y sin El no se hizo nada de cuanto ha sido hecho...

La Palabra de Dios ha creado todo cuanto ha sido hecho... Esa es la cuestión... La Palabra es creadora... Y continúa ejerciendo su acción en cada hombre y en cada acontecimiento...
Una de esas concreciones... En las que podemos experimentar muy de cerca esa capacidad creadora de la palabra, que al fin de cuentas es participacion de la Palabra... Es la denominada Programación Neurolingüistica, cuyos presupuestos fundamentales enumero a continuación:

Nuestros pensamientos están conformados de palabras... Y estas viajan por las neuronas para crear un programa... Cuando repetimos ciertas palabras con frecuencia, se va convirtiendo este mensaje en un programa... Estos programas ya instalados producen emociones que dirijen nuestras conductas y nuestras reacciones...

Quizá entonces, todas aquellas frases acuñadas por la sabiduría popular tales como: Las palabras se las lleva el viento... Obras no palabras... Menos palabras y más acción... No sean del todo irrefutables...
Puesto que al final de cuentas: Todo se hizo por El (El Verbo de Dios)... Y sin El no se hizo nada de cuanto ha sido hecho...
Para el hombre del siglo XXI, no estaría de más intentar reencontrarse con la fuerza e importancia de la Palabra... Tal vez sea eso lo que necesitamos para transformar nuestras tan confusas y convulsionadas existencias...

Usas contra mí... Tu voz hipnótica
de nuevo voy a ti...

lunes, 19 de septiembre de 2011

WAKE ME UP... WHEN SEPTEMBER ENDS...

I don't wanna hear, I don't wanna know
Please don't say you're sorry
I've heard it all before
And I can take care of myself
I don't wanna hear, I don't wanna know
Please don't say 'Forgive me'
I've seen it all before
And I can't take it anymore...


Desde que en el año 2001 nos sorprendiera el tétrico y misterioso acontecimiento del 11-S, el mes de septiembre tiene color de tragedia... El mundo se detuvo para asistir asombrado al colapso de uno de los iconos del poderío financiero de las grandes potencias... "El odio destruye" -reflexionaba alguien en torno a la conmemoración del triste suceso- y sencillamente he de reconocer que la afirmación tiene la capacidad de tocar las entrañas más profundas del ser humano...
Desde aquel día todos nos sentimos vulnerables y hemos dividido el mundo en dos bandos bien delimitados: Las víctimas y los victimarios... Los buenos y los malos...
Los buenos somos más... reza la cacareada frase tan de moda en nuestros días y que maleficamente adormece las concencias... Autorizándonos a señalar con el dedo acusador los defectos de los otros...
Puesto que en la praxis la mencionada frase se interpreta como... Yo soy bueno... los otros son malos...
Y desde entonces cuantas "Torres Gemelas"... seguimos derrumbando los "buenos". No olvidemos que el acontecimiento original tuvo su génesis en motivaciones, que en alguna subjetividad, no eran solamente buenas... Sino mas aún santas...
Por tanto la situación es mucho más compleja que una simple división entre dos... Hay algo más profundo...
En análisis semántico se maneja una dinámica de conceptos que puede iluminarnos a la hora de intentar juzgar nuestra realidad: Contrarios y Contradictorios, los que aplicados a BUENO y MALO duplicarian las posibilidades, puesto aparecerían en escena los conceptos de NO BUENO y NO MALO... De ahí que hace falta mucho más para ser BUENO... puesto que el que no es MALO no es necesariamente BUENO... sino simplemente NO MALO... Porque al igual que el odio es activo... tanto que es capaz de destruir... Así la bondad... cuando es auténtica... contruye....
En el país de Nunca Jamás... los NO MALOS destruían muchas Torres Gemelas... Paso el tiempo y los ingenieros y arquitectos del país de Nunca Jamás, decidieron realizar un viaje al país de Always For Ever... y aprender allí nuevas técnicas de construcción... Con mucha ilusión los ingenieros y arquitectos -después de aprender muchas cosas novedosas- volvieron al país de Nunca Jamás... Pero Oh Sorpresa... Los NO MALOS... ya sabían también como destruirlas...


...Here comes the rain again
falling from the stars
drenched in my pain again
becoming who we are...