miércoles, 31 de diciembre de 2014

TERMINA EL 2014.



El tiempo ha pasado rápidamente. Y por pura gracia de Dios hemos llegado al final de este 2014.
Han pasado muchas cosas, pero al final de cuentas por todo hemos de decir un gracias de corazón.
Nuevamente he podido palpar la capacidad de hacer el mal que tenemos los seres humanos, pero una frase de Benedicto XVI me ha hecho mucho más llevadero el poder seguir adelante en medio de situaciones dolorosas:

El Dios que se ha hecho cordero, nos dice que el mundo se salva por el Crucificado y no por los crucificadores”.

Hermosa frase, digna de ser recordada cuando toca padecer un poco.
Por lo demás, agradezco con fuerza renovada el don de la familia. Nuevamente estamos juntos y eso es definitivamente un milagro.
Gracias por los amigos, que son muchos: P. Victor, Fray Carlos OFM Conv., los empleados de la Parroquia San Miguel Arcángel y muchos otros que no quedan por escrito en esta entrada pero sí en mi corazón y ellos lo saben muy bien. Y como no a mis amigos de la UNICAES CRI-Ilobasco, lugar de bendición para mi ministerio sacerdotal, los quiero mucho y les quedo muy agradecido.
El 2015 comienza en pocas horas y lo recibo con los brazos abiertos. Un nuevo camino se posa frente a mis ojos, y con todos los temores que esto implica me dispongo a iniciar con la confianza puesta en Dios.
Finalmente GRACIAS POR TODO Y POR SIEMPRE.

Santa María Madre de Dios. Ruega por nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario