sábado, 24 de agosto de 2013

MALEVOLENCIA vs. BENEVOLENCIA



Hace ya más de un año, que escribí algo sobre este tema... Obviamente mis reflexiones nos son tan ricas  e incisivas, como las provenientes de personas cuya experiencia y profundidad de pensamiento les dan esa eficacia con la palabra, que hoy por hoy aún sigo echando en falta en mí...
En estos días me he encontrado con un párrafo contenido en el libro titulado El Hermano de Asís, de Ignacio Larrañaga, en el que simple y sencillamente se ilumina la comprensión del tema de la malevolencia...
Lo comparto con ustedes porque sinceramente me ha hecho pensar mucho y creo que ha suscitado un deseo auténtico de orientar por nuevos derroteros la propia existencia. ¡Sí! el camino de la benevolencia:

La malevolencia es excremento del mismo satanás y una maldita cloaca subterránea que envenena y ensucia las fuentes profundas de la vida... ¡Como deseo tener un corazón puro y paciente! Y cuando en mi corazón hace su aparición la sombra de la malevolencia, siquiera por un instante, me vienen ganas de llenarme de barro la boca.
La benevolencia, en cambio, es una corriente misteriosa (subterránea también) algo así como un sacramento invisible que purifica los manantiales y siembra de ondas armónicas los espacios fraternos...

¡Cuánto necesitamos de la frescura de ese manantial! Todo sería muy distinto... Si fuésemos capaces de querer el bien del otro...


No hay comentarios:

Publicar un comentario