viernes, 12 de julio de 2013

¡¡¡CORRE!!! DIJO LA TORTUGA


Aurelio pintaba el rostro de todas las imágenes que hacía según el aire y el aspecto de las mujeres que amaba, y cada uno pinta la devoción según su pasión y fantasía. El que es aficionado al ayuno se tendrá por muy devoto si puede ayunar, aunque su corazón esté lleno de rencor, y -mientras no se atreverá, por sobriedad, a mojar su lengua en el vino y ni siquiera en el agua-, no vacilará en sumergirla en la sangre del prójimo por la maledicencia y la calumnia. Otro creerá que es devoto porque reza una gran cantidad de oraciones todos los días, aunque después se desate su lengua en palabras insolentes, arrogantes e injuriosas contra sus familiares y vecinos. Otro sacará con gran presteza la limosna de su bolsa para darla a los pobres, pero no sabrá sacar dulzura de su corazón para perdonar a sus enemigos. Otro perdonará a sus enemigos, pero no pagará sus deudas, si no le obliga a ello, a viva fuerza, la justicia. Todos estos son tenidos vulgarmente por devotos y, no obstante, no lo son en manera alguna. Las gentes de Saúl buscaban a David en su casa; Micol metió una estatua en la cama, cubrióla con las vestiduras de David y les hizo creer que era el mismo David que yacía enfermo. Así muchas personas se cubren con ciertas acciones exteriores propias de la devoción, y el mundo cree que son devotas y espirituales de verdad, pero, en realidad, no son más que estatuas y apariencias de devoción.

San Francisco de Sales


Un problema generacional... Lo resume magistralmente San Francisco de Sales en la cita que encabeza esta entrada...
Me ilumina mucho, me hace ir en profundidad... Todos pretendemos tener la razón y queremos canonizar nuestros estilo de vivir el cristianismo...
Una oración se hace necesaria... SEÑOR QUE NOS DEMOS CUENTA QUE NO SOMOS NOSOTROS LA VERDAD...

SEÑOR QUE NO QUEDEMOS ETERNAMENTE CONFUNDIDOS...

No hay comentarios:

Publicar un comentario