miércoles, 26 de junio de 2013

THE GOOD TIME





"Cuando esté a tu puerta y tú me preguntes mi nombre,
no te diré mi nombre, te diré sólo: Gracias por todo y por siempre.
Este es mi nombre"
(Cf. C. Lubich, La Doctrina Espiritual, Ciudad Nueva, Buenos Aires 2005, p. 412)

Con el sentimiento de gratitud -aún en "caliente"-, me dispongo a redactar esta entrada que tal vez sea la única del mes de junio que ya termina...
Estos días se han ido volando -pero eso es bueno-. San Juan Bosco al entrar por primera vez al Seminario de Chieri, se encontró con una sentencia latina que me hace comprender porque el tiempo se me ha escapado como agua entre los dedos: Afflictis lentae celeres gaudentibus horae.
Humanamente hubiese querido prolongar cada segundo de este junio bendito... Pero el tiempo no detiene su curso y debemos situarnos en la realidad...
Pero en mi habitación tengo una maleta repleta de gratas experiencias... Amor de Dios que se ha concretado mediante las personas buenas que me he encontrado en estos días... Cuantas lecciones: Humildad, Capacidad de Escucha, Fraternidad, Benevolencia... Amor Sacrificado... En fin Dios... 
Gracias a todos aquellos que me han acercado a Dios... Los que me han hecho vivir un auténtico paraíso... Porque como dice el Catecismo de la Iglesia El Paraíso es estar con Jesús...
No todo es derrota, no todo es frustración... Todavía existen Hombres del Espíritu, capaces de dar Dios a sus hermanos...
Gracias... Gracias... Gracias...

No hay comentarios:

Publicar un comentario