miércoles, 12 de diciembre de 2012

EN CADA HOMBRE Y EN CADA ACONTECIMIENTO





El mismo Señor que se nos mostrará entonces lleno de gloria viene ahora a nuestro encuentro en cada hombre y en cada acontecimiento, para que lo recibamos en la fe y por el amor demos testimonio de la esperanza dichosa de su reino.
(Del Prefacio III de Adviento)


Nos encontramos ya en la Segunda Semana de Adviento. Esta demás decir lo importante que resulta enfocarnos en disponer correctamente nuestro corazón para la celebración de la Navidad.
Seguramente desearíamos conocer el camino que nos lleve a aprovechar este tiempo de preparación -que nos ofrece la Iglesia- de la mejor manera posible.
Recuerdo que desde mis días en el Seminario... Me impresionó muchísimo la manera como la Iglesia organiza el Tiempo de Adviento... Seguro la conocen: Hasta el 16 de Diciembre hace énfasis en la Venida Escatológica del Señor y de allí en adelante a la Venida en nuestra pobre carne humana, allá en Belén, hace más de 2000 años. Sin embargo me descubro lejano en el tiempo respecto a ambos acontecimientos
Ha sido el Prefacio III de Adviento que me ha iluminado profundamente... Hace 2000 años... O hasta que vuelva... No todo es tan infranqueable como parece. Existe otra manera misteriosa, actual de captar la presencia del Señor en medio de nosotros AQUI Y AHORA: En cada hombre y en cada acontecimiento...
Y este presentarse ante nosotros tiene una intención concreta: Para que lo recibamos en la fe y por el amor demos testimonio de la esperanza dichosa de su reino.
Debemos intentarlo... Allí está un camino muy simple, muy sencillo. Él viene a nuestro encuentro... No lo dejemos pasar desapercibido...
En cada hombre y en cada acontecimiento... Entonces todo y todos en nuestra vida adquieren un nuevo sentido... Es Jesús que viene a nuestro encuentro...

Que fuerte... Que iluminador... Dios siempre está con nosotros...

No hay comentarios:

Publicar un comentario