viernes, 7 de septiembre de 2012

CARDENAL MARTINI


Hace una semana que murió el Cardenal Martini. Personaje eclesiástico a quien tuve la oportunidad de conocer únicamente a través de sus sabrosos libros... Desde mis tiempos de seminarista -cuando tuve la oportunidad de leer por primera vez una de sus obras- quedé sumamente impresionado.
Poco a poco fui comprendiendo que se trataba de una de las personalidades más importantes de nuestro tiempo. Con una visión mucho más amplia que la mayoría de los mortales... Respetado por muchos e incomprendido por otros tantos -incluso después de su muerte- creo que hemos sido muy dichosos de haber sido contemporáneos de uno de esos grandes genios que aparecen de vez en cuando en la historia...
Algún día entenderemos la profundidad de su pensamiento... Aunque hoy por hoy, se piense que andaba por descaminos... Algún día se reconocerá su luz... 
Ha muerto un gran eclesiástico... Y ha dejado un reto -en lo que los medios de comunicación han denominado su Testamento Espiritual:


«La Iglesia ha retrocedido 200 años. ¿Por qué no se despierta? ¿Tenemos miedo? ¿Miedo en vez de coraje? Y, sin embargo, la fe es el fundamento de la Iglesia. La fe, la confianza, el coraje.
Soy viejo, estoy enfermo y dependo de la ayuda de los otros. Las personas buenas que me rodean me hacen sentir el amor. Este amor es más fuerte que el sentimiento de desconfianza que alguna que otra vez yo percibo hacia la Iglesia en Europa. Sólo el amor vence a la fatiga. Dios es Amor.
Yo también tengo una pregunta para ti: ¿qué puedes hacer tú por la Iglesia?».
El Concilio Vaticano II devolvió la Biblia a los católicos. (… ) Sólo quien percibe en su corazón esta Palabra puede formar parte de los que ayudarán al resurgimiento de la Iglesia y sabrán contestar a las preguntas personales con una elección correcta. La Palabra de Dios es sencilla y busca como compañero un corazón que escuche. (…) 

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar