martes, 14 de agosto de 2012

LAS OPCIONES RADICALES



Siempre me han llamado la atención las opciones radicales... Es como si presintiera que es el único camino posible...
Sin embargo -en no pocas ocasiones- al tener que enfrentarme con las verdaderas opciones radicales -no las teóricas- he descubierto con tristeza que hay mucho de idealismo -y muy poco de concreciones reales- en ese mi "perturbador" deseo...
Hace unas pocas semanas tuve la oportunidad de hacer una experiencia eclesial que me ha dejado muy iluminado interiormente... Es como si hubiese encontrado una luz nueva, cuyo fulgor aun permanece vivo llenando mi espacio vital...
Allí todo era muy "simple", tanto que constituía un auténtico "escándalo" para mi complejidad... Y mientras pensaba en mis adentros, juzgando aquella novedosa realidad según mis enredados cánones mentales... Algo estaba pasando... Muy sutilmente, silenciosamente, tanto que parecía no pasar nada... 
Y mientras interiormente experimentaba un cierto "cargo de conciencia" -por creer estar traicionando mis principios más profundos-... Mi mundo interno se estaba derrumbando... No era para menos si la Palabra de Dios es fuego que deja en pie solo la VERDAD... La vanidad es un material sumamente endeble... 
Y cuando parecía no quedarme nada... Apareció una Palabra, que con toda su fuerza edificó un mundo nuevo: En verdad, en verdad te digo: el que no nazca  de nuevo no puede ver el Reino de Dios...
¿Opciones radicales? ¿Puede haber algo más radical que nacer de nuevo?... Entonces debo dejar de buscar y ponerme a vivir... Porque la respuesta ha sido dada...


No hay comentarios:

Publicar un comentario