miércoles, 18 de abril de 2012

LA RESPUESTA



Durante este año, tengo la enorme dicha de impartir la asignatura de LIBROS PROFÉTICOS en el Seminario Mayor de mi diócesis... En ocasiones resulta sumamente arduo intentar estar a la altura de las exigencias intelectuales de los muchachos que se forman para el sacerdocio... Pero ahí vamos... Notando asombrados como el Señor hace que la incapacidad personal no impida que los seminaristas aprendan lo que deben aprender...
Como he dicho al inicio... El poder re-descubrir los libros proféticos es para mi una enorme bendición... Sobre todo porque a veces dejamos pasar la riqueza en ellos contenida, quizás no por mala intención sino por el afán desmedido de obtener muchos datos académicos...
Con el grupo estamos intentando que las clases sean no simplemente un momento para adquirir muchos conocimientos sino también una oportunidad para encontrarnos y dejarnos llenar de la PALABRA DE DIOS...
Es decir experimentar la vitalidad y la eficacia siempre actual de la Palabra de Dios, en este caso contenida en los Libros Proféticos...
Sumamente enriquecedora ha sido la experiencia de estudiar la profecía de Habacuc... Que para el cristiano promedio puede resultar desconocida... Sin embargo, considero que se trata de una de esas lecturas casi obligatorias -sobre todo para el cristiano de nuestro tiempo tan cargado de preguntas-. Básicamente el texto se encuentra estructurado como un diálogo entre el profeta y Dios... No es difícil empatizar con la figura del profeta que pone de manifiesto el estado de confusión que puede experimentar el ser humano ante la presencia del mal en el mundo... Así como no es difícil experimentar la serenidad que brota de las sapientísimas respuestas de Dios...
Seguramente en nuestra cabeza nos rondan muchos cuestionamientos, que a veces consideramos imposibles de responder... Hagamos el intento... Son solamente tres capítulos brevísimos... Que nos dejarán muy llenos de Dios... Por tanto muy llenos de Paz...




No hay comentarios:

Publicar un comentario