miércoles, 2 de noviembre de 2011

¿PLURAL MAYESTÁTICO?



El plural mayestático (del latín pluralis maiestatis 'plural de majestad') es en la lengua hablada, o escrita, el referimiento a uno mismo, del hablante o escritor, usando la forma de la primera persona del plural. En español normalmente se usa el pronombre nos en lugar de nosotros... Su uso más común es para dar a entender excelencia, poder o dignidad de la persona que habla o escribe.



Teniendo en cuenta los rudimentos de interpretación literaria, he recordado los conceptos de FONDO Y FORMA... Que traduciéndolo a palabras más populares vendría a ser lo que se dice (fondo) y cómo se dice (forma)...
Los grandes literatos saben proponer muy bien sus contenidos haciendo uso magistral de los hermosos vehículos que ofrece la ámplia gama de recursos literarios... Casi siempre FONDO Y FORMA constituyen un todo armoniosamente relacionado... No es difícil encontrar esos maravillosos escritos en los que un mensaje valioso se transmite utilizando ropajes hermosos ... Resulta bello y gratificante entrar en contacto con semejantes obras maestras... Pues las florituras no desentonan con el contenido...
He recordado -en los últimos días- el llamado PLURAL MAYESTÁTICO, ya que con cierta regularidad tengo la oportunidad de escuchar uno que otro discurso en el que se hace uso excesivo del ya mencionado recurso literario... Lamentablemente resulta patético descubrir que al final lo que está llamado a constituirse en hermoso ropaje de un valioso mensaje, se degrada de manera tan excesiva que pasa a ser un burdo disfraz, confeccionado con la única intención de ocultar las miserias de un contenido sin contenido... Después de todo el Diccionario de la Real Academia define disfraz como artificio que se usa para desfigurar algo con el fin de que no sea conocido.
Pero es comprensible... El plural mayestático hace referencia a majestad... Y quizá haciendo uso de la función metalingüística de un texto... Es la única manera que tiene el conferencista para poder decir... Yo soy importante... Yo tengo autoridad... Yo tengo majestad...


- Ah! He aquí un súbdito, - exclamó el rey cuando divisó al principito.
Y el principito se preguntó: "Cómo puede reconocerme si nunca me ha visto antes !"
No sabía que, para los reyes, el mundo está muy simplificado. Todos los hombres son súbditos.
- Acércate para que te vea mejor - le dijo el rey, que estaba muy orgulloso de ser rey para alguien...

No hay comentarios:

Publicar un comentario