domingo, 20 de noviembre de 2011

LA PAZ. DON Y TAREA


Quizá no se trata de la imagen más digna, ni la más bella...Pero he decidido colocar esta imagen coronando mi post. Porque me parece resume perfectamente, lo que representa la Paz para nosotros... Una tarea inacabada... que reclama a gritos nuestro compromiso, para que sea, no solamente un boceto o una especie de caricatura sino, una hermosa realidad que con el color de nuestro esfuerzo y nuestra entrega ilumine nuestra realidad nacional.

La última de las jaculatorias que componen las Letanías Lauretanas, que nuestro pueblo  reza, a veces devotamente y a veces mecánicamente... Posee un curioso elemento, quizá fruto de la devoción o quizá fruto de la mecanicidad... REINA DE LA PAZ... propone quien dirige el rezo... y el pueblo responde -misteriosamente- a veces: CONCÉDENOS LA PAZ... y otras tantas RUEGA POR NOSOTROS...
Con la simpleza de una ambigüedad fortuita o quizá con la complejidad de la misteriosa Providencia Divina... Nuestro pueblo esconde en los entresijos de sus expresiones de piedad, un rico mensaje que resulta sumamente iluminador en la Solemnidad de la Reina de la Paz, patrona de nuestro país...

REINA DE LA PAZ... CONCÉDENOS LA PAZ... El pueblo reconoce que la PAZ es un DON, que hemos de pedir... suplicar... Nuestra gente es consciente que la Paz viene de Dios... A El le pertenece y El la puede dar... Nuestro pueblo sabe también que cuenta con una intercesora especialísima que puede alcanzarle de Dios tan preciado don...
Por eso pide... suplica constantemente CONCÉDENOS LA PAZ... CONCÉDENOS LA PAZ...

Pero nuestro pueblo responde también RUEGA POR NOSOTROS... Como presintiendo la doble faceta de la Paz, que es tarea, a la que se descubre vocacionado como diligente constructor. Y para la que sabe que cuenta también con la eficaz intecesión de María, que puede alcanzarle de Dios, la entrega, la creatividad, y la sensibilidad para involucrarse y comprometerse en la consecusión de la Paz.
Por eso confiado suplica RUEGA POR NOSOTROS... RUEGA POR NOSOTROS...

REINA DE LA PAZ, CONCEDENOS LA PAZ. Porque la necesitamos, en nuestros hogares que se desintegran por el azote de la violencia, en nuestras ciudades que se han vuelto tenebrosos yacimientos de odio y rencor, en nuestros corazones que se inquietan y desesperan como prisioneros en un callejon sin salida...

REINA DE LA PAZ, RUEGA POR NOSOTROS. Para que no nos quedemos de brazos cruzados, para que no seamos meros espectadores, para que no nos acostumbremos a vivir bajo el flagelo de la violencia, para que hagamos cada uno lo que nos corresponde...

No hay comentarios:

Publicar un comentario