sábado, 15 de octubre de 2011

XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO



"Hoy la política es un arma que sirve a Satanás, pero podría servir también a Dios.
Es necesario que muchos vuelvan a abrazar este instrumento como una cruz, sin miedo de ensuciarse, sin desidia.
En el mundo hay muchos católicos comprometidos en política, pero falta la unión entre ellos que los haga presentarse como hermanos también externamente: falta "Jesús entre ellos" que los haría ser, en el mundo, un poderoso ejercito a su servicio.
Es necesario inyectar más religión en la política, más mística en la práctica, más sabiduría en el gobierno"

Chiara Lubich



Puntos de reflexión a partir del Santo Evangelio de este día:


Se retiraron los fariseos y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta...

No basta acercarse al Señor. El Evangelio presenta la triste posibilidad de buscar al Señor con torcidas intenciones. Los fariseos buscan al Señor, pero no para conocerle, para oir su Palabra, no para COMPROMETERSE sino para COMPROMETERLE.

En nuestro ambiente, lamentablemente no es extraño encontrar la misma situación en tantos y tantos que se hacen llamar cristianos. Probablemente no descubriremos intenciones tan torcidas pero si INCONSCIENCIA, que nos incapacita para aprovechar la fuerza transformadora de nuestro encuentro con Cristo. Que al final por nuestra indisposición a vivir AUTENTICAMENTE la propuesta de Cristo COMPROMETE la credibilidad de la Iglesia... Que es el CUERPO MÍSTICO DE CRISTO.

Resulta necesario preguntarnos: ¿Por qué busco al Señor?

Para tranquilizar mi conciencia, por tradición, por superstición, para parecer buenos, o quizá en el peor de los casos porque veo en mi presencia en el ambito eclesial como una especie de trampolín o una publicidad barata para alcanzar mis proyectos personales.


Maestro, sabemos... que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad...


Maestro, un título que suena bonito, pero me pregunto con sinceridad ¿Es Jesús verdaderamente mi Maestro?

Sé que Él enseña el camino de Dios... Pero no basta con saberlo... ¿Estoy dispuesto a andar ese camino? ¿Qué camino estoy siguiendo?

El Señor llama a los fariseos HIPÓCRITAS, puesto que sus palabras son vacías... No es lo que realmente creen y siente su corazón con relación a Jesús... Es un punto de evaluación constante en mi vida cristiana ¿No serán nuestros ritos vacíos, nuestras plegarias vacías, nuestras prácticas vacías? Puesto que en el fondo no tenemos un SINCERO  interés de COMPROMETERNOS, DE PROFUNDIZAR Y VIVIR MEJOR NUESTRA FE.

Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios

Estar inmerso en trabajos que buscan el progreso material de los hombres no me exime de mi compromiso de vivir una AUTÉNTICA VIDA CRISTIANA...

Estar comprometido en una AUTÉNTICA VIVENCIA DEL CRISTIANISMO no me exime de cooperar activamente en la construcción de una sociedad más justa, de trabajar concienzudamente por el progreso integral de los pueblos... De ser AUTÉNTICAMENTE CRISTIANO incluso en el cumplimiento de mis deberes cívicos.


Decía San Juan Bosco: Buenos Cristianos y Honrados ciudadanos...


Cuidado con dar al César lo que es Dios...

No hay comentarios:

Publicar un comentario