jueves, 27 de octubre de 2011

EL JARDINERO FIEL O LA METAFORA DE LAS MALAS INTENCIONES



¿Qué motiva nuestras acciones? En el complejísimo panorama mundial en el que confluyen vidas y acontencimientos. La incertidumbre aparece contaminando con su densa neblina el horizonte esperanzador que ilumina y da sentido a toda existencia humana... El cosmos padece la polución que le impide ver claro y seguir el camino correcto... Y nuestros "micro-cosmos" -lamentablemente- se han convertido en "micro-réplicas" de la confusión generalizada. ¿Cuál es  entonces el problema de fondo?
La tierra era caos y vacío, la tiniebla cubría la faz del abismo (Cf. Gn 1, 2). Hacía falta una VOLUNTAD, una BUENA VOLUNTAD capaz de poner orden y concierto a tan oscuro panorama...
En medio de nuestro caos, la opción es cambiar la motivación de nuestro proceder, poner la BUENA VOLUNTAD como motor de nuestras acciones, de nuestros proyectos, de nuestra vida... Esa BENEVOLENCIA que es la única capaz de purificar y clarificar el panorama de nuestra humanidad...
¿Qué pasa cuando nuestras acciones encuentran su génesis en las malas intenciones? Por ahí se dice que una imagen habla más que mil palabras... En el film El Jardinero Fiel... las palabras para describir las consecuencias de las malas intenciones se quedan muy pero muy cortas... Pero las imágenes capaces de estremecer... Hablan más claro que mil discursos de concientización...
Cuando la ambición y los egoísmos gobiernan nuestra existencia... Estos son los resultados... La deshumanización del ambiente, la crueldad, el caos, la desesperanza... Y entonces ¿Qué podemos hacer?... Podemos comenzar... comenzar y comenzar a construir nuestro futuro sobre el cimiento firme de la benevolencia...


Hay cosas muy feas, debajo de las piedras...




No hay comentarios:

Publicar un comentario