domingo, 25 de septiembre de 2011

WAKE UP KIDS

"Tener conciencia o ser consciente tiene que ver con la habilidad de darse cuenta de uno mismo. Darme cuenta de lo que me está pasando en todo momento y mi interacción con el exterior, desde tener presente lo que pienso hasta cómo afecta eso mi vida diaria y al mismo tiempo cómo afecto a los demás, esto es estar alerta o consciente".

Un día alguien me dijo que yo prestaba demasiada atención a cosas sin importancia. Entonces caí en la cuenta que esto había sido una constante durante toda mi vida. Pero surge la pregunta ¿Constituye esto un defecto o por el contrario se trata de algo positivo?
Durante algúnn tiempo pretendí que otros me dieran la respuesta... Y pregunté... Y pregunté y no paré de preguntar... Tú sobredimensionas demasiado las cosas... Tú le das demasiada vueltas a las cosas... A ti te gusta complicarte la vida... Y la más salvadoreña de todas las respuestas "Es que vos te clavás"...
Pensé entonces que lo correcto sería trabajar contra ese defecto...
Sin embargo, el tiempo ha transcurrido y me he dado cuenta que hace falta abrir bien los ojos para que la vida no pase desapercibida y que vale la pena situarnos en la existencia con perspectiva hermenéutica -donde los detalles cuentas- aunque esto nos complique un poco la vida...
Por algo la Iglesia pide en la Plegaria Eucarística V/c: ...Que sepamos discernir los signos de los tiempos...
En el lugar menos esperado, encontré lo que tanto andaba buscando... Mientras caminaba en Universal Studios y observaba las caras de felicidad que me rodeaban. Una melodía que pasaba desapercibida, en medio de tantas cosas impresionantes, me trajo la tan anhelada respuesta:
Wake up kids...
We´ve got the dreamers disease...

Entonces siempre despiertos... Con los ojos bien abiertos... Conscientes... Por que el sueño, la inconsciencia es una enfermedad, que nos impide sacarle el jugo a la vida...


No hay comentarios:

Publicar un comentario